Click to listen highlighted text!

Confianza Digital. Tu valor de negocio | Nuestro grupo:

Ediciones locales:

NOTICIAS RECIENTES

La confianza digital en transacciones financieras: códigos LEI

La crisis financiera ocurrida hace unos años puso de manifiesto la necesidad de conocer y evaluar la independencia en los mercados financieros globales. Por ello, el G20 puso en marcha el proyecto LEI, que buscaba dotar a estos mercados de una mayor transparencia y tenía el objetivo de mejorar la evaluación y gestión del riesgo sistémico, al ofrecer una visión más exacta de los riesgos asumidos por cada participante. Este proyecto de creación y de utilización del código LEI ha sido regulado por la normativa de la Unión Europea.

En numerosos países de todo el mundo, las autoridades públicas confían en LEI para evaluar el riesgo, realizar correcciones y, si es necesario, minimizar los abusos en el mercado y mejorar la precisión de los datos financieros. Tanto es así que el total de códigos LEI supera el millón y medio, el 8% de los cuales han sido emitidos en España (107.482 LEIs, dato de enero de 2020)

Tras su entrada en vigor, desde el 3 de enero de 2018 es necesario para todas las personas jurídicas contar con este código para operar con cualquier instrumento financiero.

Mercado de valores


¿Qué es el código LEI?

El Identificador de Entidad Jurídica o Legal Entity Identifier (LEI) es un código único de 20 caracteres alfanuméricos, basado en el estándar internacional ISO 17442, que permite la identificación de las entidades legales que forman parte de las transacciones financieras (esto es, operaciones en mercados financieros, es decir, por ejemplo, compra de acciones, operaciones de repos, derivados o valores).

La Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF) es la organización sin ánimo de lucro creada con el fin de promover la implementación y uso de LEI a nivel internacional y controla iniciativas relevantes para la identificación legal de entidades en el control y supervisión regulatorios.


Pero, ¿para qué sirve el LEI?

De acuerdo con la normativa europea, el código LEI debe ser empleado para identificar a las partes contratantes en las transacciones financieras en todo el mundo y hacer más fácil para los reguladores conocer los posibles riesgos sistémicos en las primeras fases. El objetivo final es mejorar la gestión de los riesgos financieros.

Cada código LEI contiene información sobre la estructura de propiedad de la entidad legal, por lo que responde a las preguntas “quién es quién” y “quién respalda a quién”. En resumen, el conjunto de datos asociados con los códigos LEI disponibles públicamente incrementan la transparencia en el mercado de transacciones global.

El código LEI tiene como principales ventajas:

– Reducir los desacuerdos transaccionales y operacionales en la identificación de las partes de la transacción

–  Hacer más accesible y trazable la información importante sobre los antecedentes de una entidad legal en una transacción particular

Beneficios que reducen el tiempo empleado en identificar a las partes y mejoran la fiabilidad de la información

Gestión mercado financiero


Entonces… ¿necesito un código LEI?

El código LEI no es una forma de identificación voluntaria, sino una obligación procedente de normativas locales, nacionales o internacionales. Este código puede ser solicitado por todas las partes en una transacción financiera, incluyendo, pero no limitándose a:

  • Compañías registradas, incluidas subsidiarias registradas
  • Fondos o trusts
  • Organizaciones no lucrativas o benéficas
  • Cuerpos y organizaciones gubernamentales
  • Propietarios únicos (personas que aparecen en un registro local)
  • Sedes (las sedes principales han de tener el LEI)

Según señala la directiva MiFID II (Markets in Financial Instruments Directive o Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros) el código LEI es obligatorio para todos los integrantes del mercado con una entidad legal registrada en Europa y que operan con valores. Todas las empresas que participan en el comercio de derivados (instrumentos financieros cuyo valor deriva de la evolución de los precios de otro activo, es decir, una contratación a plazo en la que se establecen todos los detalles en el momento del acuerdo, mientras que el intercambio efectivo se produce en un momento futuro) y deben notificar esas actividades de acuerdo con el EMIR (European Market Infrastrucutre Regulation), necesitan un LEI:

  • Bancos y compañías financieras
  • Entidades que emiten acciones, deuda o valores para otras estructuras de capital
  • Entidades que coticen en bolsa
  • Entidades que comercien acciones o deuda
  • Medios de inversión, que incluye fondos de inversión, fondos de pensiones y medios de inversión alternativos constituidos como entidades corporativas o acuerdos de inversión colectiva (fondos paraguas, fondos de cobertura, capital de riesgo, etc.)
  • Entidades bajo la supervisión de un regulador financiero y sus afiliadas, filiales y sociedades cartera
  • Entidades de contrapartida para transacciones financieras

Las instituciones financieras deberán informar a su supervisor de todas las transacciones llevadas a cabo por sus clientes-empresa que impliquen determinados instrumentos financieros ofrecidos en una plataforma de trading como bonos, acciones, préstamos y garantías. Esta medida no se aplica a inversiones, seguros de inversión, depósitos a plazo, depósitos y certificados de ahorro.

 

Por tanto, grandes corporaciones, pequeñas empresas e instituciones bancarias y bancos de inversión que operen en mercados financieros necesitan un código LEI.

Algunos ejemplos:

  • Una compañía registrada en España quiere adquirir valores locales
  • La sucursal en España de una empresa internacional que opere en bolsa.
  • Una empresa que realice operaciones en bolsa (mercado de valores) o que cotice en ella.
  • Un banco que opere con productos financieros para sus clientes
Empresas mercado financiero


¿Quién emite los códigos LEI?

La Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF) lleva a cabo un proceso de acreditación en el que evalúa la idoneidad de las organizaciones que quieren operar dentro del Sistema Global del IPJ como emisoras de Identificadores de Personas Jurídicas (LEIs) y depositarias de datos de referencia de IPJ. Ser miembro del Sistema Global del IPJ a través de la acreditación de la GLEIF es una designación reconocida en todo el mundo de compromiso con la calidad de los datos y el servicio al cliente.

Esta designación convierte a las organizaciones autorizadas a emitir IPJ (a personas jurídicas que participan en operaciones financieras) en «Unidades Operativas Locales» (LOU). Ofrecen servicios de inscripción, renovación y otros y son el primer punto de contacto con los solicitantes de inscripciones de IPJ. Una UOL puede emitir IPJ a personas jurídicas en cualquier jurisdicción para la que se encuentre acreditada.

Es decir, todos los emisores de IPJ deben contar con la acreditación de la GLEIF.


¿Cómo se realiza el proceso de acreditación?

El proceso de acreditación, establecido por la Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF), que deben superar satisfactoriamente las organizaciones que quieran convertirse emisores de IPJ, se divide en dos fases.

  • Primera fase: la organización que quiere convertirse en emisor de IPJ (UOL Solicitante) tiene que crear un plan de acreditación, en el que indicará sus metas, objetivos y capacidades y la forma en la que se adaptan al entorno operativo y de control de la GLEIF. Después de que la GLEIF lo revise y lo apruebe, la UOL Solicitante deberá firmar el Convenio Marco. En ese momento, se designa como UOL Candidata y comienza la segunda fase.
  • Segunda fase: la UOL Candidata debe presentar la documentación para la acreditación (como se indica en el Listado de comprobación de la Acreditación), para que la GLEIF la revise (dispone de seis meses tras la firma del Convenio Marco). Después, la GLEIF, en un periodo no superior a noventa días hábiles determina si la UOL Candidata:
    • Aprueba, por lo que recibirá su Certificado de Acreditación y podrá comenzar a ofrecer servicios de IPJ
    • Suspende, rescindirá su Convenio Marco y no podrá ofrecer servicios de IPJ
    • Aprueba de forma provisional. La GLEIF ofrecerá una explicación de qué autoridad tiene ahora la UOL Candidata con respecto a la oferta de servicios de IPJ y qué debe hacer para recibir el Certificado de Acreditación íntegro.

Los requisitos que se deben cumplir durante el proceso de acreditación se describen en el Manual de Acreditación.


Impacto de LEIs y cliente en banca

Los LEIs pueden hacer más sencilla la identificación de entidades a través de distintas etapas del ciclo de vida, como la incoporación, transacción, reporte de cumplimiento normativo y control de riesgos. Los bancos pueden beneficiarse de un uso ampliado de LEIs por parte de los clientes en sus acciones de identificación y validación, que incluye reducir el tiempo de retorno de la inversión, mejorar la retención del cliente y ofrecer una experiencia de cliente más eficiente.

GLEIF está en conversaciones con el consorcio bancario para explorar posibles formas para promover los LEIS en Know Your Customer (KYC) y en los procesos de incorporación de clientes. El consorcio bancario quiere promover los beneficios que LEI puede aportar a la industria y apoya la idea de potenciarlos en las instituciones financieras, especialmente en KYC y de una mayor adopción a través del ciclo de vida de la relación con el cliente.

GLEIF y el consorcio de la banca están de acuerdo en integrar LEI en certificados digitales y el estándar XBRL permitirá a todo el mundo conectar todos los registros asociados con una organización e identificar quién posee a quién. Esto creará un mayor valor para la industria a través de una adopción más amplia de LEIs.

banca y valores
Camerfirma

Camerfirma

Empresa líder en el campo de Qualified Trusted Solutions, que ayuda a las organizaciones a digitalizar cada proceso de negocio con soluciones de gestión simples, eficientes y modernas.

POST RELACIONADOS
logo_first-1

NUESTRA COMPAÑÍA

Camerfirma, creada en el año 2000 por las Cámaras de Comercio de España, es una Autoridad de Certificación Cualificada eIDAS. En 2018 unió fuerzas con Infocert y Luxtrust para formar el mayor proveedor paneuropeo de servicios de confianza Digital. Nuestra misión es simplificar la gestión de las transacciones digitales de las compañías, administrando toda la complejidad relacionada con el cumplimiento normativo, los riesgos de fraude y los procesos comerciales.
Redimensionar imagen
Contraste
Click to listen highlighted text!